En tiempos de cuarentena nos damos cuenta de muchas cosas. Es una situación tan extraña para muchos que nos está haciendo pensar en lo verdaderamente importante.

La familia y la salud son la prioridad absoluta, aunque extrañamos los abrazos de los amigos, un buen paseo, y posiblemente hacer ejercicio al aire libre.

Pero la realidad es que la mayoría de nosotros somos capaces de hacer teletrabajo – Obviemos el detalle de las familias con hijos, a las que el teletrabajo se nos complica un poco más. También hemos podido continuar con nuestros estudios o comenzar una nueva especialización. Un buen ejemplo es que nuestros alumnos no han parado de capacitarse y especializarse.

Esto es así desde el primer momento y ocurre por una razón: las herramientas para poder teletrabajar y poder comunicarnos en esta situación SON ACCESIBLES.

Por eso os invito a hacer una reflexión:

Es el momento de pensar porqué estas tecnologías no se implementan mucho más. Esto permitiría a las personas con discapacidad acceder de una manera más amplia al mercado laboral, ya que ahora mismo lamentablemente lo tienen muy difícil

Es el momento también de analizar si nuestros espacios nos permiten llevar una vida independiente, si nuestros espacios públicos nos permitirán vivir con el distanciamiento social recomendado.

Analicemos todo esto, y nos daremos cuenta de lo IMPORTANTE que es tener espacios, procesos y servicios accesibles a todas las personas. Y es más, nos daremos cuenta de lo FACIL que es tener trabajo y educación accesible para todos, y no solo durante una pandemia mundial.